Tu atraes lo que tú eres, no lo que tu quieres.

Uno de los lugares favoritos de las personas que visitan la ciudad de París, Francia es el Museo Louvre. Cada año más de 8.8 millones de personas son atraídas a recorrer los pasillos de este museo tan maravilloso.

¿Qué es lo que hace que las personas se sientan atraídas al Louvre? ¿Será la arquitectura de la pirámide de cristal? ¿Serán las pintorescas galerías de pintores famosos? No importa cuál sea la razón, la realidades que el museo tiene un inmenso atractivo y le añade valor a cada visitante que entra por sus puertas.

De la misma manera cada uno de nosotros como líderes tenemos un carisma que atrae a otras personas a nuestros equipos. Muchas veces no nos damos cuenta de ello, sin embargo nuestro carácter puede ser un factor que esté afectando a las personas en los equipos a los que pertenecemos.

Existen ciertos comportamientos que previenen el crecimiento de nuestro equipo o que atraen a las personas equivocadas al mismo.

Orgullo

Nadie quiere seguir a un líder que piensa que él es mejor que todos. Cada miembro quiere sentirse parte del equipo pero si le hacemos sentir que es inferior, tarde o temprano nuestra influencia sobre de él se esfumará.

Inseguridad

Si no nos aceptamos a nosotros mismos, los demás tampoco nos aceptarán. Si el líder del equipo no se siente seguro de sí mismo, los demás miembros no tienen un sentido de estabilidad. Esto lleva a que los miembros comiencen a perder la confianza en el líder.

Inconsistencia

Si la gente nunca sabe qué esperar de usted, dejará de esperar algo. Cuando no somos constantes, las personas no saben qué esperar y no tienen un modelo para seguir.

Read moreTu atraes lo que tú eres, no lo que tu quieres.