¿Por qué procrastinamos tanto?

Porque sea lo que sea que sea que necesites hacer, bueno, no tiene que hacerse ahora.

Porque hacerlo no será fácil. Necesitará una investigación minuciosa, tal vez aburrida. Se necesitará una fortaleza mental intensa. Llevará mucho tiempo. Tal vez incluso te obligue a agitar algunas plumas en una relación amistosa.

En otras palabras: Procrastinas porque hacer eso va a apestar. Según Jeff Haden de Inc.com, la ciencia dice que esto es real y perfectamente preciso.

Al tomar decisiones difíciles sobre la toma de acción, el neocórtex de tu cerebro te ayuda a determinar qué es lo mejor para tu futuro. Sin embargo, al mismo tiempo, el sistema límbico más antiguo le está dando una reacción más visceral a cualquier tarea que esté a mano.

Es el sistema límbico que dice, “Wow, ¡esto va a apestar supongo que es hora de la pelea o el vuelo!” Y luego procrastinas.

Pero no tengas miedo. Aquí hay 4 maneras en que Haden dice que puedes superar la procrastinación:

1) Deja de pensar en el futuro de la tarea y piensa ahora. Averiguar una manera de empezar que no apesta totalmente. Prueba la gamificación recompensando tu propio progreso, o incluso encontrando un método alternativo o punto de partida que prefieras.

2) Los objetivos a largo plazo a menudo pueden ser intimidantes porque representan sumas globales o una serie compleja de eventos. Deja de pensar en ese objetivo final y en su lugar concéntrate en lo que puedes hacer a diario. Pregúntate qué tipo de progreso puedes hacer cada día, y luego conviértelo en un hábito imparable.

3) Comience en el pasado. En lugar de preocuparse por empezar, prepárate para el éxito antes de que realmente planees ponerte a trabajar. Por ejemplo, reparte tu ropa de gimnasio y embolsa la noche antes de que quieras hacer ejercicio a primera hora de la mañana. Esta táctica le permite evitar las protestas del sistema límbico por completo.

4) A solo 5 minutos… No, no 5 minutos más postergando hasta que empieces. Haz un compromiso contigo mismo de que harás sólo cinco minutos de trabajo. Cinco minutos no es nada, y reformular tus pensamientos de esta manera te ayuda a empezar. A partir de ahí, no se sorprenda si encuentra un surco y terminar toda la tarea!

Please note: I reserve the right to delete comments that are offensive or off-topic.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.