21 Días para ser Uno con Dios – Día 11

Es natural tener el deseo de que a nuestra familia le vaya bien, que tenga éxito y que no le pase nada malo.

Sin embargo, esos deseos y esfuerzos humanos solo tienen un alcance temporal. La verdad es que tu vida sobre la tierra es la preparación para tu eternidad y las decisiones que tomes aquí tendrán un impacto eterno.

La única manera de tener asegurada la vida doblemente (la vida eterna y la vida sobre la tierra), es rindiéndole tu corazón a Dios y depositando toda tu confianza en Jesús como tu salvador. Ser salvo es estar resguardado de la muerte eterna y tener las promesas de Dios a tu favor mientras vivas en la tierra. Aunque la salvación es personal, hay una realidad innegable: “Si tú le abres la puerta a Dios, toda tu familia tendrá lo oportunidad de tener un encuentro con Dios y alcanzar la salvación a través de Jesús”.

Quizá tu familia no entienda tu fe en Dios (incluso ser burlan de ti y te critican), pero debes tener la confianza de que en algún momento sus ojos se abrirán para conocer al Dios Padre Creador que has conocido. La clave está en que alguien debe de arriesgarse primero. ¡Ábrele la puerta a Dios y se UNO con tu familia por su Salvación!

Please note: I reserve the right to delete comments that are offensive or off-topic.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.